p a i n | r e l i e f

– Por qué te rompieron la cabeza y no el corazón –

 

La última vez que te rompieron el corazón tu cerebro puso en marcha una actividad neuronal muy parecida a la que produce cualquier tipo de adicción, ya sea con o sin sustancia.

La investigación realizada por Lucy Brown, directora y miembro del Departamento de Neurología Saul R. Korey del Albert Einstein College of Medicine de la Yeshiva University (Estados Unidos, julio 2010), pretendió relacionar los efectos en el cerebro cuando hay una ruptura sentimental con la actividad neuronal que posibilita la motivación, la recompensa o las adicciones.

La ruptura de un vinculo emocional como el que puede darse con una pareja sentimental, provoca en nosotros una sensación de dolor y pérdida que puede ser la ante sala de cualquier trastorno del estado del ánimo. Es por ello que identificaron aquellos sistemas neuronales que se activaban en todo este proceso de pérdida y dolor a través de la Resonancia Magnética Funcional (IRMf). La IRMf es un procedimiento clínico y de investigación que nos ofrece imágenes de aquellas regiones del cerebro que están llevando a cabo una tarea específica. Estudiaron la actividad cerebral de 10 mujeres y 5 hombres jóvenes que estaban sufriendo el abandono de sus parejas y que aun procesaban un amor incondicional hacia ellas.

A la vez que se les observaba su actividad neuronal con la IRMf, se les presentaba fotos de sus ex parejas alternando con fotos de miembros de su familia. Ante sus antiguas parejas, se pudieron registrar reacciones como amor, sentimiento de desesperanza, todo tipo de recuerdos, cuestionamiento de las razones del abandono, etc.

Cuando se encontraban visionando fotografías de las ex parejas sentimentales se pudo constatar como se activaban áreas del cerebro muy específicas:

  1. Por un lado, el área tegmental ventral (ATV). Esta área forma parte del sistema de recompensa natural del cerebro, como el que actúa en las adicciones. Es importante en la cognición, la motivación, el orgasmo, dependencia a las drogas, emociones intensas procedentes del amor además de varios desórdenes psiquiátricos.
  2. También observaron actividad en el núcleo accumbes, cuyas funciones dentro del área del placer abarca la risa, la recompensa a la vez que el miedo, la agresión, la adicción y el efecto placebo.Está ubicado en el circuito de premio – recompensa.
  3. En tercer lugar, las neuronas se activaron en el área de la corteza lateral orbitofrontal/prefrontal. Que han sido asociados con el anhelo y las adicciones, como la cocaína.
  4. Finalmente, también se observó  como se incrementaba la actividad neuronal tanto en la corteza insular o ínsula como en la corteza cingulada anterior, relacionada la primera con el dolor físico, y la segunda con la regulación de la presión sanguínea y el ritmo cardíaco, o anticipación del premio.

Analizando estos datos sugieren que la vía mesolímbica cerebral estaría implicada en el amor pasional.  

La claves está en esta vía, ya que la vía mesolímbica es una de las vías dopaminérgicas del cerebro. Modula las respuestas de nuestro comportamiento en relación a estímulos de gratificación emocional y motivación, es decir, es el mecanismo cerebral que media la recompensa y que por lo tanto, influye en las adicciones.

Cómo una de las 4 rutas dopaminérgicas que existen, la vía mesolímbica transmite la dopamina de un lugar a otro del cerebro, específicamente, desde el área ventral tegmental (VTA) hasta el núcleo accumbes. El papel de las neuronas dopaminérgicas son clave en relación al sistema de recompensa que tanto se ha mencionado, ya que se dan respuestas físicas de estas neuronas ante un tipo de recompensa inesperada para la persona. Estas respuestas se situarían al inicio de un estímulo condicionado después de que se le asociara repetidamente con la recompensa.Por otro lado, las mismas neurona dopaminergicas se deprimirían cuando la recompensa esperada se omite.

De esta manera, la investigación entiende por qué el abandono de una pareja puede producir una sintomatología tan negativa. Entendiendo que se puede considerar el «amor romántico» como  una “adicción natural”, pudiéndose experimentar dolor ante la ruptura.

 

Sapere aude

Reward, Addiction and Emotion Regulation Systems Associated with Rejection in Love.  Helen E. Fisher, Lucy L. Brown, Arthur Aron, Greg Strong, Debra Mashek 

 

– se publicó primero en S y k h e

Licencia de Creative Commonsp a i n | r e l i e f by S y k h e is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en http://www.helenfisher.com/downloads/articles/Fisher-et-al-Rejection.pdf.

Rate this post