c u l a c c i n o

– Psicología del Self. Herramientas para (des)conocerte mejor –

Puedes oler las señales e ir tras ellas, pisar una tras otra las huellas del suelo, preguntar, fisgar entre las marcas de tu cuerpo o escudriñar las heridas dentro de tu piel… Existen muchas formas de avanzar, pero de entre todas tus opciones darte la vuelta puede ser quizás la más interesante de todas. Agacharte y recoger una a una las miguitas que has ido dejando para desandar, lo que en su día fueron, momentos e instantes y que hoy son, sencillamente, lo que decidiste o pudiste hacer con ellos. Seguir un rastro ya trazado y descubrir tu impronta en personas y en decisiones, donde puedes reconocer esa parte de ti que ya no te pertenece, un cachito más que se quedó: por que lo regalaste, te lo quitaron o simplemente se fue.

La bella incógnita que produce entrelazar nuestra historia con la de los demás nos regala la oportunidad de conocernos a través de ellos e incluso de convertirnos en quien a veces el resto quiere que seamos. No porque seamos necesariamente así, simplemente porque la esencia que dejamos en los demás puede brotar de la forma que menos lo esperamos. Dime, ¿te has parado a pensar alguna vez en el impacto que provocaste en los demás o en el poso que dejaste al final de cada historia?

¿Cómo te ven los demás? ¿Te ven como eres, como son ellos, como te gustaría ser, como fuiste?

Antes de todo eso, empieza por rellenar lo que se convertirá en una guía útil sobre los pilares fundamentales de tu personalidad. Recuerda ser sincero, ya que es solo por y para ti. Puntúa cada afirmación según creas o sientas que te está describiendo en relación a como eres ahora, y no como te gustaría ser. Por ahora solo eso ;)

Creo que…Discrepo por completoDiscrepo bastanteDiscrepo un pocoNi estoy de acuerdo ni discrepoEstoy un poco de acuerdoEstoy bastante de acuerdoEstoy completamente de acuerdo
1. Soy el alma de la fiesta1234567
2. Me preocupan poco los demás7654321
3. Siempre estoy preparado1234567
 4. Me estreso con facilidad1234567
 5. Tengo ideas excelentes1234567
6. No hablo mucho7654321
 7. Me interesa la gente1234567
8. A menudo me olvido de dejar las cosas en su sitio7654321
9. Estoy relajado casi siempre7654321
10. Me cuesta entender las ideas abstractas7654321

En poquito conocerás una nueva herramienta que te ayudará a comprender cómo procesas la información y cómo varía la percepción que tienes de ti mismo y del resto. Pero antes, es importante que conozcas a los Big Five, que lejos de ser cualquier Band Boy o fábrica de niños rotos, es la manera en que la psicología hace referencia a las 5 dimensiones fundamentales que tienen presencia en la personalidad humana; pero ¿de dónde sale esto?

Para ahorrarte el rollo menos fumable y menos práctico de todo esto, simplemente voy a contarte lo que creo que es importante que sepas para que comprendas el peso que tiene a día de hoy en la psicología actual y para que más adelante descubras alguna cosita nueva sobre ti.

Estos «5 grandes factores» son el resultado de la creencia de unos cuantos investigadores sobre cómo la estructura de la psique del hombre se encontraba detrás del lenguaje. Con esta idea teorizaron sobre cómo las palabras que usamos para describirnos a nosotros mismos y a los demás reflejaban de alguna manera las dimensiones básicas de la personalidad. Pensaron que si esto era cierto solo tendrían que reunir todas las palabras que se suelen usar para describir a una persona para dar con la estructura más fundamental de la personalidad. Durante las décadas siguientes se dedicaron a seleccionar y crear listas de palabras que describían rasgos más o menos estables de las personas. Poco a poco con diferentes técnicas estadísticas y con alguna ayudita informática fueron depurando las listas de palabras, para finalmente, determinar las dimensiones básicas que distinguían a unas personas de otras. Ahora solo faltaba ponerse de acuerdo, y no sería hasta los 90, cuando se llegó a un consenso en la comunidad científica a través de varios estudios a gran escala, tanto de países como de culturas muy diferentes. Así se estableció la existencia de las 5 dimensiones básicas que tiene la personalidad. Décadas de investigaciones en cuatro líneas, precioso, ¿verdad?

Seguimos. Los 5 factores de la personalidad puedes encontrarlos de muchas maneras, normalmente los encontraras como:

  • Apertura a la experiencia
  • Ser concienzudo
  • Extraversión
  • Agradabilidad
  • Neuroticismo

Es importante que tengas presente que cada una de las 5 dimensiones se toman como un continuo con sus dos polos en sus extremos. Por lo que cualquier persona podrá describirse a través de estas cinco puntuaciones y situarse en el continuo de cada dimensión, encontrándose más o menos próximo a cada uno de los dos polos que conforman sus extremos. Se sabe que estos factores son consecuencia de la suma de nuestra herencia genética con las experiencias tempranas que hayamos tenido, construyéndose una base que afecta a nuestra manera de comportarnos y de relacionarnos con nosotros mismos, el mundo y los demás.

Te resumo, no te acostumbres:

  • Todos poseemos estos 5 factores en nuestra personalidad en mayor o menor medida.
  • Nos situamos en cualquier punto del continuo que separa los extremos de cada factor, por lo que conocer en que punto nos encontramos de ese continuo nos da una interesante información sobre nuestra persona.

Es importante que conozcas qué significa cada factor y qué indica el que te sitúes por encima o por debajo de la media. Aunque parezca que estas leyendo el horóscopo, has de tomarlo como una simple descripción orientativa que te servirá de referencia. Vamos uno por uno.

Apertura a la Experiencia

Representa hasta qué punto una persona busca y valora las experiencias nuevas e interesantes; aquellas que le saquen de su zona de confort.

  • Puntuación alta = personas que sienten curiosidad y con mentalidad abierta,  se aburren con más facilidad aunque toleran la ambigüedad bastante bien. Podemos decir que se les da bien ver las situaciones desde diferentes perspectivas. Son creativos, imaginativos, divertidos y originales, normalmente poco convencionales. Con gran vida interior y creadores de nuevas ideas y recuerdan mejor los sueños.
  • Puntuaciones bajas = relacionado con personas más convencionales y realistas, pragmáticos y encantados de estar en sitios que ya conocen y seguir rutinas predecibles. Tienden a resolver los problemas de forma secuencial, paso a paso.

Ser Concienzudo

Nos muestra cómo nos organizamos, insistimos y perserveramos cuando nos proponemos algo y queremos alcanzar nuestras metas.

  • Puntuaciones altas = hace referencia a personas organizadas y trabajadoras, alguien de quien fiarse y que no se les puede comprar fácilmente a la primera. Apuestan por los objetivos a largo plazo y no suelen asumir muchos riesgos a la hora de la verdad. Tienden más a una vida equilibrada y saludable.
  • Puntuaciones bajas = al contrario de las altas, son personas menos fiables, más despreocupadas y hedonistas por naturaleza. Les cuesta mantener su atención y por ello menos constantes. Más complicado para motivarles pero tienen una gran capacidad para adaptarse a los cambios.

Extraversión

Como puedes imaginarte nos habla de cuánto necesitamos del mundo exterior y de los demás.

  • Puntuaciones altas = tienden a ser personas divertidas, impulsivas y muy optimistas. Normalmente transmiten felicidad y suele gustar estar con ellas. Son personas con grandes círculos de amigos a los que dirigen mas que siguen. Se les da genial hacer varias cosas a la vez y prefieren la gratificación instantánea. Suelen tener más parejas sexuales y y mayor tendencia a engañarlas.
  • Puntuaciones bajas = indican personas más comedidas y suyas. Su círculo de amigos suele ser pequeño y los consideran amigos «íntimos» y de gran confianza. Más sensibles al dolor y se les da mejor concentrarse en una sola tarea. Usan un humor más intelectual y entre un libro y la fiesta tienden a lo primero.

Agradabilidad

Nos explica lo mucho que nos importan los demás.

  • Puntuaciones altas = normalmente hará referencia a personas altruistas y de confianza, muy amables y simpáticas. Tienden a divorciarse menos y manifiestan una alta autoestima. Suelen tener mejor proyección en su trabajo.
  • Puntuaciones bajas = en personas algo más agresivas y menos colaborativas. Tienden a ver las cosas desde su punto de vista y tomarlo como el referente más válido. Valoran tener la razón y dejan en un segundo plano al resto.

Neuroticismo

Nos habla de nuestra estabilidad emocional y el grado en que somos capaces de gestionar las situaciones estresantes.

  • Puntuaciones altas = tienden a preocuparse más, tienen menos autoestima y manifiestan expectativas menos realistas. Suelen experimentar emociones negativas en mayor grado que las positivas. Tienen una gran necesidad de ser amados y sentirse así, por lo que sus relaciones pueden ser posesivas y dependientes.
  • Puntuaciones bajas = nos habla de personas serenas y relajas, mucho más resistentes al fracaso y emocionalmente estables y seguras. El humor es un recurso habitual en ellos a la hora de afrontar la ansiedad y saben darle la vuelta a situaciones estresantes.

Si comprendes estos 5 factores serás capaz de manejar una importante información sobre tu forma de comportarte y la de los demás. Ahora que conoces los 5 factores y qué nos dicen de nosotros cada uno ¿recuerdas lo que rellenaste hace un minuto?, te indico como corregirlo factor por factor:

  • Apertura a la Experiencia – Suma las afirmaciones 5 y 10. Puntuación baja = 10 o menos // Puntuación alta = +10.
  • Ser ConcienzudoSuma las afirmaciones 3 y 8. Puntuación baja = 11 o menos // Puntuación alta = +11.
  • Extraversión – Suma las afirmaciones 1 y 6. Puntuación baja = 9 o menos //Puntuación alta = +9.
  • Agradabilidad – Suma las afirmaciones 2 y 7. Puntuación baja = 10 o menos // Puntuación alta = +10.
  • Neuroticismo – Suma las afirmaciones 4 y 9. Puntuación baja = 9 o menos // Puntuación alta = +9.

¿No sería genial poder hacerse una idea de la personalidad de alguien que acabamos de conocer? Solo hay que rebuscar un poco entre la ciencia para darnos cuenta de que hay maneras de poder intuir algunos aspectos de la personalidad de alguien que nos acaban de presentar o conocemos de muy poquito. Diferentes estudios que te dejo más abajo nos invitan a probar lo siguiente:

  • Fíjate en los pulgares. Es posible que sepas que la manera en que funciona nuestro cerebro nos revela que lo hace de dos formas diferentes, una más intuitiva, visual y creativa (que le corresponde a tu hemisferio derecho) y otra más lógica, secuencial y con mayor presencia del lenguaje (hemisferio izquierdo). Aunque vamos intercalando se sabe que cada persona tenemos cierta preferencia. Para las personas diestras, hay una manera sencilla de saber su predilección. Entrelazar los dedos de las manos y colocar un pulgar encima de otro. Si se coloca el derecho encima del izquierdo podemos decir que el hemisferio izquierdo es el dominante e intuir que estamos ante una persona analítica y verbal. Si hubiera sido al revés, el pulgar izquierdo encima del derecho, hablaríamos de un lado derecho con más presencia en la persona y probablemente predilección en tareas visuales, creativas e intuitivas.
  • Pegatinas del coche. Así es, como lo lees. El psicólogo de la Universidad de Colorado William Szlemko y su  equipo especularon con la idea de que algunas personas que tienden a llenar su coche con pegatinas, más allá de personalizarlo, se encontrarían proyectando cierta territorialidad. Por ello decidieron estudiar la relación que existía entre el hecho de que tuvieran que compartir la vía con otros conductores y su aumento de ira o cólera. Se limitaron a contabilizar el número de pegatinas que tenían en el coche y la puntuación que obtenían en agresividad al volante. Concluyeron que aquellos conductores con más pegatinas manifestaban una mayor agresividad en su conducción y tendían más a no respetar la distancia de seguridad con el coche de delante.
  • Por la mañana o por la noche. Si eres alguien que nos lees normalmente te resultará muy familiar lo que viene a continuación. Las preferencias que tenemos a la hora de levantarnos por la mañana y la hora elegida para acostarnos, revela ciertos aspectos de nuestra personalidad. Si eres de los que vive más por el día muy probablemente te sentirás más atraído por la información concreta. Apuestas más por la lógica que la intuición y te acercas más a la introversión que a la extraversión. En cambio, si eres un ser de la noche posiblemente presumas de una mayor creatividad, de ser mas independiente e inconformista y de tomar riesgos con mayor facilidad.

Bien, a estas alturas ya deberías de saber alguna cosa más de ti además de 3 formas rápidas, sencillas y respaldadas por la ciencia para vislumbrar algunos detalles de la personalidad de alguien. Si es así, podemos seguir donde lo dejamos.

¿Recuerdas la última vez que escuchaste algo de ti o dieron por hecho algo de tu persona y pensaste o dijiste: «si piensas así de mi es que no me conoces», «no tienes ni la menor idea de quien soy», «¿te crees que me conoces?»?… pues es posible que te equivocaras.  Vas a conocer una nueva herramienta, «la Ventana de Johari» para que:

  • te conozcas algo mejor.
  • seas consciente de los aspectos de tu personalidad que tienes y proyectas.
  • establezcas lazos más fuertes y duraderos con los demás.

Como culturilla has de saber que la Ventana de Johari es una técnica creada por Joseph Luft y Harry Ingham en 1955, que si te fijas, unieron las primeras sílabas de sus nombres y voila, ya tenían nombre para su ventana. Es una herramienta para el autoconocimiento, y que permite que comprendamos cómo nos relacionamos con los demás a través del feedback sobre nuestras conductas. El mundo nos da una respuesta según lo que estemos proyectando sobre él.

Ahora tengo dos opciones, bien contarte cómo funciona y cómo puedes aplicarla en dos o tres párrafos o bien que vayas haciéndola a la vez que las vas descubriendo. Cómo el objetivo de este lugar es que tengas la opción de cambiar algo dentro de ti después de leer cada artículo, ya puedes ir cogiendo un trozo de papel y un lápiz.

¿Ya?, ok, dibuja un cuadrado grande como este:

Ahora es importante seas lo más sincer@ posible contigo mism@, no debería de tomarte mucho tiempo contestar a la siguiente pregunta:

¿Cuánto me importa verdaderamente lo que la gente piensa de mi?

La pregunta hace referencia a la gente en general, es lógico que te importe lo que piensen aquellas personas que para ti son importantes en tu vida. Dale un valor de 0 a 100, siendo el 0 y el 100 los dos casos más extremos. El 0 significaría que te da completamente igual lo que se diga de ti y el 100 que vives pensando continuamente sobre lo que se puede estar pensando de ti. Por ejemplo, si decidieras poner una puntuación de 65 quedaría así:

Una vez lo tengas, hazte la segunda pregunta clave:

¿Suelo decir a menudo lo que pienso realmente?

Cuando lo tengas intenta darle un valor de 0 a 100 como hiciste antes. Para ayudarte entiende ambos extremos de la siguiente manera. El 0 si pensaras que no dices lo que piensas cuando puede ofender o simplemente te atreves con aquellas personas con las que tienes una gran confianza. En cambio el 100 si piensas que no tienes filtro y te condicionan para expresarte las consecuencias de tu opinión. Si por ejemplo quisieras poner una puntuación de 40, quedaría así:

Para el último paso simplemente traza una línea vertical y otra horizontal desde cada puntuación, como jugar a los barquitos. De esta manera quedará divido tu rectángulo en 4 cuadrantes de diferentes tamaños, formando una «ventana».

La ventana de Johari nos dice que todos poseemos 4 áreas que contienen información para poder conocernos. Cada una de ellas nos daría el grado en que nos conocemos a nosotros mismos y el grado en que nos conocen los demás.

Vamos a ver cada uno de los 4 para que puedas aplicarlo a la tuya.

  1. Área Pública/ Transparente o Yo Libre: abarca aquello que yo conozco y los demás conocen. Nos habla de toda la información que compartes con los demás sobre tu persona porque así lo has elegido. Da igual el tipo de información que sea, sencillamente es información tuya que quieres que los demás sepan. Aquí no hay barreras, la información de la propia persona y la de los demás fluye. Comportamientos que mostramos al resto, información que damos y por las que recibimos un feedback por parte de los demás. Cuanto más grande sea la comunicación en esta área en relación a los demás, mejorará la calidad de nuestras relaciones personales.
  2. Área Ciega o Yo negado: abarca aquello que NO sabes de ti pero los demás conocen. Las cosas de tu persona de las que no eres consciente pero que los de más si saben sobre mi. Algo así como lo que los demás saben de ti pero no te lo dicen. Sería lo más parecido a un «ángulo muerto». Información de tu persona que estas dando y que se te escapa, por ejemplo tics nerviosos, miradas, patrones en tu manera de comunicar, etc. Esta área supone una desventaja interpersonal para ti. Pero esta en tu mano que su tamaño sea lo más pequeño posible. Si buscas feedback y preguntas podrías acceder a esta información que solo los demás tienen de ti.
  3. Área Privada/Oculta o Yo Secreto: es decir, aquello que conoces de ti pero los demás desconocen. Son esos aspectos de tu persona que no compartes ni revelas a nadie. Normalmente cuando una persona comparte información de esta área contigo aumentará la probabilidad de que tu también lo hagas con ella. Es importante que sepas que aquí no solo se encuentra información relevante o íntima, también puedes encontrar información que sencillamente aún no has podido compartir pero que es insignificante para ti.
  4. Área Desconocida o Yo Oculto: hace referencia a lo que no sabes de ti y los demás tampoco. Información inconsciente. Es información de ti que desconoces porque aún no te has expuesto a situaciones donde se pueda evidenciar y conocer lo que sentirías, como reaccionarías, qué pensarías, etc. Es un cofre»valioso» para abrir, en él puedes encontrar: desde habilidades y talentos que no has desarrollado, sentimientos inexplorados o hasta información de la primera infancia, miedos, fobias, etc. Es importante hacer lo más pequeña posible esta área, ya que a más información conocida más control se tiene.

Bien, ahora que ya sabes que quiere decir cada cuadrante fíjate en el tuyo y dale una vuelta a la cabeza.

«Ya tengo mi «ventana», ahora ¿qué hago con esto?»

Lo primero que debes de tener presente es que cualquier cambio que se de en uno de los cuadrantes afectará al resto. Date cuenta que cuanta más información compartas más aumentarás tu Área Pública y por lo tanto más te conocerán. Como consecuencia tu Área Oculta se hará más pequeñita, pues tendrás menos barreras con los demás. Por eso vamos a ver de qué manera puedes «conocerte mejor» o lo que es lo mismo: cómo incrementar al máximo tu Área Libre.

Hay dos formas de hacer más grande tu Área Pública:

  • Compartiendo información sobre ti mismo con los demás.
  • Buscando el feedback de los demás. Para esto has de saber encajar lo que te digan y cómo hacer que esa información nueva sobre ti te sume. Pregunta sin miedo a personas en quien confíes de los diferentes ámbitos de tu vida.

Reflexiona acerca de la información que contienes en tu Área Privada: qué te aporta exactamente tenerla ahí, ajena a los demás. ¿Qué pasaría si la dieras a conocer? Es positivo y necesario tener una Área Privada, por lo que no suele ser un objetivo hacerla más pequeña. Aún así es importante que seas consciente de la información que se encuentra en ella y cuál de ésta te aportaría mucho más si fuera compartida y por lo tanto posicionada en tu Área Pública. ¿Quieres aumentar tu Área Pública? entonces atento:

Según quieras conocer aspectos positivos o negativos de tu persona habrás de trabajar con una u otra lista que tienes más abajo. Orejas arriba.

  1. Decide si quieres centrarte en los aspectos más positivos o negativos de tu personalidad y toma su lista correspondiente.
  2. Elige de la lista 7 características que creas y sientas que son las que mejor te representan.
  3. Ahora escoge a unas cuantas personas y que elijan, de la misma lista, 7 características que ellos crean y sientan que son las que mejor te definen.
  4. Comienza a construir tu propia ventana. Es muy fácil:
    1. Serán «Públicos» todos los rasgos que tanto TÚ como otra persona habéis coincidido que tienes.
    2. Clasificarás como «Ciegos» las características que solo los otros han señalado, NO tu.
    3. Situarás como «Ocultas» todas las características que Tú has escogido pero que los demás no,
    4. Por último, como «Desconocida» irán el resto de rasgos o características: aquellas que no han sido escogidos ni por ti ni por los demás. Las características que quedan aquí no quiere decir que no los tengas y no lo sepas o que los tengas. Simplemente podrían formar parte de ti o no, pero eso aún no lo sabes, ni tu ni los demás.

Las listas de rasgos de personalidad son arbitrarios, puedes quitar y poner los que quieras. Aquí tienes una muestra que te sirve para empezar.

Rasgos Positivos

seguroindependientelógicoasertivosabio
alegreatentomodestosensibletenso
tranquilogenerososcariñosorelajadoespontáneo
audazenérgicoeruditotranquilocurioso
tolerantedignointrovertidopoderososentimental
complejoingeniosoobservadorcohibidodigno de confianza
inteligenteidealistanerviosoanalíticoanimoso
protectorfelizmaduroinquietosimpático
valienteamigableorganizadoreflexivolisto
flexibleextrovertidoamableorgullosotímido

Rasgos Negativos

cruelinsensiblepoco fiabledesconfiadotacaño
fríoimpacientepresumidoenvidiosohipócrita
caóticohostilegoistamandónterco
calladotontodramáticoirónicopesimista
jactanciosoirrespetuosoinseguroviolentofisgón
sin sentido del humorcínicovacíoperezosoobsesivo
cobardeincompetentetímidodeshonestohosco
inmaduroignoranteprevisibleimprudentecharlatán
insensiblesombríopasivoprepotenterencoroso
temerarioaburridoirresponsablevulgardistante

…sí, yo también necesito un café.

Sapere aude

R. Goldberg, «The Structure of Phenotypic Personality Traits», American Psychologist, nº 48, 1993, páginas 26 -34.

Wiseman, «59 Seconds: Think a little, change a lot».

Ida, «The Manner of Hand Clasping and the Individual Differences in Hemispheric Asymmetries», Japanese Journal of Psychology, nº 58, 1987, páginas 318-321.

Ida, «The Manner of Clasping the Hands and Individual Differences in Perceptual Asymmetries and Cognitive Modes», Psychologia, nº 31, 1988, páginas 128-135.

Mohr, G. Thut, T. Landis y P. Brugger, «Hands, Arms and Minds: Interactions between Posture and Thought», Journal of Clinical and Experimental Neuropsychology, nº 25, 2003, páginas 1000-1010.

J. Szlemko, J. A. Benfield, P. A. Bell, J. L. Deffenbacher y L. Troup, «Territorial Markings as a Predictor of Driver Aggression and Road Rage», Journal of Applied Social Psychology, nº 38(6), 2008, páginas 1664 – 1688.

F.  Diaz – Morales, «Morning and Evening Types: Exploring Their Personality Styles», Personality and Indiviual Differences, nº 43, 2007, páginas 769 -778.

– Se publicó primero en S y k h e

Licencia de Creative Commonsc u l a c c i n o by Sykhe Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.

5/5 - (1 voto)