c o t i s u e l t o

 – Posverdad en la realidad. Herramientas para leerte, concluir y actuar – 

 

Aunque te las quitaras ahora, su impronta seguiría delatando tu camino, gran parte de tus decisiones y posiblemente, la tendente de tu impredictibilidad. Poner en entredicho aquello que nos rodea o las experiencias en las que nos vemos atrapados, hacen de nosotros algo más que meros observadores sentados en primera fila. Demasiadas ‘verdades’ a digerir, ya sean condimentadas por un buen orador o por el vaivén de una gran ola social que convierte en credo todo lo que…compra. Pero aun quedan románticos, de esos que, a través de una mera función de proporcionalidad directa, simplifican una de nuestras taras más ‘made at home’. Es decir, la fuerza y magnitud de las modas o tendencias es directamente proporcional a la afiliación de gilipollas que le dan voz. Pero eso a nosotros no nos pasa, ¿verdad?

Deberíamos ser una herramienta poderosa contra la norma, la religión o lo absoluto. Atrévete a saber. A usar tu propia razón para encontrar un recoveco en forma de ‘pero’ y así ir más allá del soporífero efecto de esa nana que es nuestro lenguaje. No hay vacuna más eficaz. ¿Sabes? Galton estudió la eficacia del rezo. La hipótesis con la que comenzó a trabajar afirmaba que si la oración fuera efectiva, los miembros del clero, es decir, aquellos que lógicamente rezarían más y mejor a lo largo de su vida en comparación al resto de los mortales; habrían de disfrutar de una expectativa de vida mucho mayor que los demás. Su investigación se basó en analizar las entradas casi infinitas de diccionarios biológicos para terminar por revelarle que los clérigos tendían a morir antes que, por ejemplo, los abogados o los médicos.

Amén.

Lenguaje, pensamiento y realidad conforman las tres patas de una banca en la que te sientas para pensar y después actuar. Es algo inevitable, pero despertar de la sociedad y cultura en la que estás inmerso depende de ti. Existe una perspectiva apasionante, la hipótesis de Sapir-Whorf, que establece que existe una cierta relación entre las categorías gramaticales del lenguaje que una persona habla y la forma en que la persona entiende y conceptualiza el mundo. Sugiere que la cultura, mediante el lenguaje, afecta nuestra manera de pensar, en especial nuestra forma de clasificar el mundo que percibimos.

¿Sabes cómo piensas y cómo te dices las cosas que te pasan? Así sea tu respuesta, así es el mundo en el que vives.

El psicólogo Chris Argyris propuso lo que denominó la ‘Escalera de Inferencia’Con ella pretendía explicar el proceso mental que seguimos cuando observamos una situación, sacamos conclusiones de ella y finalmente, como consecuencia, actuamos. Pretende explicarnos por qué la mayoría de nosotros  utilizamos datos que hemos percibido de forma subjetiva como reales, objetivos, deductivos y no como los supuestos que son. El proceso de pasar desde lo que observamos a lo que concluimos. Esto lo haríamos de forma automática, casi como una reacción: interpretamos de forma rápida los hechos y les damos un significado determinado. Es fruto de nuestro regalo evolutivo y por lo tanto, una herramienta de serie adaptativa, pues nos permite manejar la información de forma casi instantánea emitiendo una respuesta igual de rápida. Es decir, el uso mínimo de nuestros recursos en el menor tiempo e intentando cometer el mínimo error posible. Pero como todo, tiene su otra cara: la posibilidad de que elaboremos juicios estereotipados, interpretemos erróneamente la información o cometamos errores lógicos.

¿Cómo funciona la escalera?

Muy sencillo, toma nota de los ingredientes: Observo datos y experiencias, selecciono los datos, añado significado a esos datos, elaboro suposiciones, obtengo conclusiones, añado mis valores y creencias para por último llevar a cabo las acciones.

Lo primero a tener en cuenta es que la escalera la recorreremos según una ‘disposición emocional’ determinada, es decir, no es lo mismo experimentar un hecho teniendo el mejor día de tu vida que siendo uno de los peores. Así que, orejas arriba, ten siempre en cuenta desde qué emoción estas interpretando la información.

La escalera se sube, ok?. Así que como puedes ver en uno de los miles de ejemplos que puedes encontrar, la escalera se inicia cuando aparecen las informaciones o hechos. Después, llevamos a cabo una interpretación de lo ocurrido, es decir: seleccionamos los datos percibidos, aquellos que consideraríamos importantes en ese momento. Seguidamente interpretamos de forma subjetiva los diferentes hechos que hemos seleccionado. De esta manera, etiquetamos según la interpretación que hayamos realizado de lo ocurrido. Finalmente entramos en acción en consonancia con las interpretaciones que hemos hecho obteniendo así unos resultados que nos favorecerán o no. Estas acciones son importantísimas ya que generarán en nosotros creencias que nos van a predisponer para futuras interpretaciones.

Acción _______________Discusión, enfrentamiento, despido

Generalización _______________«Nunca se compromete en el trabajo»

Atribución de causas _________________«Está poco implicado en el proyecto»

Interpretación _______________________________«No es nada importante para él/ella»

Hecho _______________________________________ Un compañero llega tarde a la reunión

                                                            

D i s p o s i c i ó n   E m o c i o n a l

(info/hechos)

Cuando decimos algo así como «el hecho es que…», lo que estamos queriendo decir en realidad es algo así como que «el hecho tal y como yo lo entiendo, según mi proceso de selección de datos, mi historia personal, mis creencias, mi cultura, etc». Entonces…

¿De qué forma te sirve la Escalera de Inferencias?

Te va a permitir recorrer el proceso que has llevado a cabo para que puedas cuestionar más fácilmente cada peldaño y así cambiar tus inferencias y como consecuencia tus creencias. Te será más sencillo comprender cómo has llegado a una u otra conclusión y en base a qué suposiciones. De esta manera podrás darte cuenta de cuáles son las interpretaciones que más te pueden sumar en contra de otras que te negativizarán o limitarán enormemente.

Cuando nos paramos a analizar algo que nos ha sucedido o que nos han dicho, y conseguimos separar lo que realmente ha pasado de lo que hemos interpretado nosotros después, se nos presenta una oportunidad impagable para obtener mucha información acerca de las ideas que tenemos interiorizadas sobre cómo son las cosas, las personas, el mundo, nosotros mismos…Nuestras creencias.

Voy a darte algunas preguntas que puedes hacerte a ti mismo delante de tu «Escalera» y que te ayudarán a recorrerla:

  • ¿Cuál es la opinión que tengo?
  • ¿Qué etiqueta le estoy poniendo?
  • ¿De qué datos dispongo para hacer esta afirmación?
  • ¿Qué hechos avalan mi opinión?
  • ¿Otra persona con la misma información podría opinar de manera diferente a la mía?
  • ¿Siempre es así?
  • ¿Hay alguna vez que no sea así?
  • ¿Que hace para que lo vea de esta manera?
  • ¿Qué entiendo por…?
  • ¿Qué otras opiniones podría tener sobre lo que pasa?
  • Si le asignara otra opinión, ¿qué podría hacer?
  • ¿Cuál sería la creencia contraria a la que tengo que me permitiría conseguir lo que quiero?

Seguir estos sencillos pasos te orientará para tomar conciencia.

1. Detecta la diferencia que seguro que existe entre los hechos y tus interpretaciones.

2. Identifica la creencia que ha motivado la interpretación que has hecho. En el ejemplo, sería preguntarse qué significa para nosotros llegar tarde, por aquellos sentimientos y pensamientos que vienen asociados a la impuntualidad.  De esta manera nos resultará más sencillo separar lo que ha sucedido de lo que hemos sentido.

3. Sustituye esa creencia negativa o limitante por otra que te sume y te empodere, una que te acerque a lo que quieres.

Las piezas están ahí, de donde vengan es otra historia y de cómo las juntes, esa…esa es tu historia.

Sapere aude

Galton, F., «Statistical inquiries into the efficacy of prayer», Fortnightly Review, 68 (1872), pp. 125 – 135

Argyris, C. (1985). Estrategia, cambio y rutinas defensivas. Boston: Pitman

– Se publicó primero en S y k h e

Licencia de Creative Commonsc o t i s u e l t o by Sykhe is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.

5/5 - (1 voto)