a p o d y o p s i s

– Programación Neurolinguística o el mundo a través de tus sentidos  – 

 

Nuestro diccionario vital. Todas y cada una de las palabras que vamos aprendiendo a lo largo de nuestra experiencia. Pero…no es tanto cuántas sabemos sino cuáles son las que utilizamos. ¿De qué hablan las palabras que conoces?, ¿cuáles utilizas para hablar de ti mismo? y ¿del mundo que te rodea?. Te propongo un sencillo ejercicio: escribe sin pensar de 15 a 20 palabras…ya?. Bien, ahora llévate la mano la barbilla o ponte en tu posición de pensar habitual, ¿que puede estar conectando a estas palabras? ¿puedes ver los “hilos invisibles” que las unen?

La relación entre el pensamiento y el lenguaje siempre ha sido parte de la montura de las gafas con la que, nos guste o no, conectamos con el mundo, No es nada nuevo, ¿verdad?…pues no. Tampoco lo es aquello de que leer muchos libros es bueno. Quizás va más de saber interpretarlos que de leer uno tras otro. Es por ello que a veces una palabra de alguien, un párrafo aislado o bien un discurso de un tipo al que no conocías, logra colmarte un vaso que ni siquiera intuías que estaba tan cera de derramarse. Pero lejos de morir ahogados, hay quién se descubre a partir de los demás y quien se descubre como el resto. En efecto…puedes estar alzando tu voz o llevando la opinión de un tercero algo más lejos…pero, eso, ya es otra historia.

Olfato, gusto, tacto, vista y audición, 5, sí, 5 son las puertas abiertas al mundo, o al menos las que deberíamos tener. Pero en la década de los 70 dos tipos estadounidenses, Richard Bandlery y John Grinder (psicólogo y lingüista respectivamente), decidieron escribir la letra pequeña. Afirmaron que solo utilizamos un sentido o dos por encima del resto para relacionarnos con el medio y obtener información. Presentaron lo que a día de hoy se considera como una pseudociencia, y se utiliza como estrategia de comunicación, desarrollo personal y psicoterapia: la Programación Neurolinguística (PNL).

La PNL establece la existencia de una conexión entre tres procesos: el neurológico («neuro»), el lenguaje («lingüística») y los patrones de comportamiento («programación»), ofreciéndonos a través de ellos un marco de autoconocimiento en relación a cómo funcionamos. Nos viene a explicar que el mundo que vemos «no existe» como tal, más bien somos cada uno de nosotros, el filtro de nuestra idiosincrasia, quien lo reinterpreta. Creamos nuestra realidad interpretando el mundo. Lo construimos a través de nuestra personalidad y del predominio, tanto de unos canales sensoriales sobre otros, como del cerebral (hemisferio izquierdo – derecho). En cristiano: si tu predominancia es la izquierda, podrías ser más tendente a usar la lógica, el lenguaje hablado y/o escrito, bien tu habilidad científica; pero en cambio, si el que más utilizas es el derecho, probablemente mostrarás capacidades más intuitivas a la vez que creativas, artísticas y flexibles.

Para entender la manera en que nos venden la PNL a día de hoy, es necesario conocer en que barrio se crió y con que amiguitos jugó. No se puede obviar que diez años antes de que naciera, en la década de los 60, nació como contracultura en Estado Unidos, el «Movimiento del potencial humano (MPH)». Maman de la idea de que el ser humano ha dado de lado a sus recursos psicológicos y espirituales de los estados superiores de consciencia, así que abogan por llevarlos a su máximo exponente en base a todo su potencial. Entienden que si los desarrolláramos, repercutirían notablemente en nuestra calidad de vida. Es decir, seríamos mucho más felices, creativos y mejorarían nuestras relaciones con los demás. Casi en los 80, este movimiento (MPH) ya era una auténtica industria, proveyendo un suculento mercado para muchas de las ideas de la PNL. No es lo mismo vender un entramado de conceptos y supuestos teóricos con poco o nulo amparo científico, que: una herramienta de trabajo. La PNL no cambia nuestro mundo, sí nuestra forma de observar y percibirlo. Así que únicamente tuvieron que aplicarse el cuento. Afirmaron que además de un «método terapéutico», era también un «método de estudio de la comunicación» y bajo el  eslogan: «si cualquier ser humano puede hacer cualquier cosa, tú también puedes», se pusieron manos a la obra. Iniciaron talleres y seminarios que les reportaron el beneficio suficiente como para abandonar sus publicaciones académicas y centrarse en divulgar por escrito estos seminarios.

Como todo marco teórico he aquí sus mandamientos:

  • La PNL considera que existen tres categorías básicas o maneras diferentes en las que organizamos la información que percibimos, como son las VAK (visual, auditiva y kinestésica, asumiendo que ésta última engloba la táctil, olfativa y gustativa). Entienden que «las personas estamos capacitadas con los recursos necesarios para afrontar las dificultades», en caso de que no contáramos con una capacidad específica ésta podría entrenarse.
  • «El mapa no es el territorio» (Korzybsky, 1933), o lo que es lo mismo, lo que tenemos delante no es una realidad objetiva, mas bien una elaboración propia. Construimos nuestros mapas a partir de varios canales, como el visual el auditivo, el cinestésico, el olfativo, el gustativo y la memoria o experiencias anteriores, ello hará que elaboremos a su vez mapas lingüísticos.  La manera en que nos comunicamos y las palabras que utilizamos, delimitan nuestra realidad y por ende la manera en la que entendemos el mundo, una perspectiva que no tiene nada que ver la mayoría de las veces con el que tenemos delante.
  • «Anclaje».  Es sencillamente una conexión entre un estímulo y una respuesta emocional determinada elegida por nosotros. La emoción que elegimos ha de haber sido experimentada al menos una vez en nuestra vida.
  • «Ecología de Sistemas». Aquí hacen referencia al sistema de creencias y valores que hemos ido instaurando en nuestro ser debido a nuestra experiencia. Son un interesante espejo para ver cómo somos y la concepción que tenemos de nuestro mundo…y aún más intersante…son la antesala del propio comportamiento.
  • «Los problemas no son tales, así como los fracasos, simplemente son situaciones experimentales que nos ofrecen un determinado aprendizaje». Todo comportamiento nace de un programa que hemos creado individualmente (programación), con un soporte biológico (neuro) y con un lenguaje determinado (lingüística).

Quiero facilitarte una herramienta de autoconocimiento, y para ello te presento a Robert Dilts, ¿Recuerdas las VAK?. Estos tres diferentes modos de organizar la información que percibimos provocan en la persona un determinado estado interno y por lo tanto, una forma de pensar, procesar, sentir, etc. Por lo que si identificamos cuál es nuestra modalidad preferente y cómo funciona en nosotros, podremos conseguir cambios en ellas.

Robert Dilts básicamente llevó a cabo un sencillo cuestionario para averiguar cuál es el sistema representativo dominante en la persona. Haciendo el siguiente test, puedes averiguar si eres mayormente auditivo, visual o kinestésico. Sabrás de qué forma te representas las cosas habitualmente y de qué manera puedes aprender e incluso enseñar de forma más efectiva. ¿Eres visual, auditivo, kinestésico? O, lo que es lo mismo, ¿Entiendes el mundo a través de las imágenes, los sonidos o las experiencias?


Test VAK para averiguar cuál es tu sistema representativo dominante.
Robert Dilts. Coaching, herramientas para el cambio

1. Evoca alguna ocasión en la que hayas aprendido a hacer algo nuevo para ti, como por ejemplo un juego de sobremesa, ¿cómo aprendiste mejor?

a) Por medio de indicaciones visuales: imágenes, diagramas o instrucciones escritas.
b) Escuchando las explicaciones de alguien.
c) Experimentando, probandolo tú mismo.

2. Tienes dificultades para encontrar el hotel en que te alojas en una ciudad donde sólo llevas unos pocos días, ¿qué haces?

a) Sigo conduciendo en busca de alguna referencia conocida.
b) Pregunto.
c) Miro el mapa.

3. Tienes que aprender un nuevo programa informático, ¿qué haces?

a) Le pido a un amigo que me ayude.
b) Consulto el manual que viene con el programa.
c) Llamo a un conocido y le pregunto.

4. No estás muy seguro de si se escribe “haber” o “a ver”, ¿qué haces?

a) Me imagino ambas versiones mentalmente y elijo la que me parece correcta.
b) Las escucho mentalmente.
c) Las escribo y elijo la que me parece mejor.

5. Prefieres a los maestros o conferenciantes que utilizan:

a) Diagramas de flujo, apuntes, transparencias.
b) Salidas al campo, laboratorios, sesiones prácticas.
c) Discusiones, conferenciantes invitados.

6. Has comprado un artículo que tienes que montar tú mismo, ¿qué te ayudará más?

a) Escuchar una cinta que describa los pasos a seguir.
b) Comenzar a montarlo y aprender sobre la marcha.
c) Ver un vídeo o consultar las instrucciones impresas.

7. Te estás ocupando de la casa de un amigo durante su ausencia. Tienes que aprender rápidamente a cuidar de su jardín y de sus animales de compañía. Lo mejor será:

a) Ver cómo lo hace otra persona.
b) Recibir instrucciones y aclararlas a fondo.
c) Que alguien te acompañe mientras lo haces.

8. Alguien te confía un número importante que debes recordar, como por ejemplo el de un teléfono, algún código o un número de serie. Para estar seguro de no olvidarlo, lo mejor será:

a) Repetírtelo a ti mismo o a otra persona.
b) Hacerte una imagen mental de ese número.
c) Escribirlo o teclearlo varias veces.

9.Tienes que realizar una presentación ante un grupo reducido de personas. Para sentirte cómodo prefieres:

a) Tener claro el tono de voz y las palabras que vas a comunicar.
b) Tener a mano diagramas y notas que puedas consultar durante la presentación.
c) Haber ensayado la presentación varias veces.

10. ¿Con cuál de las siguientes aficiones disfrutas más?

a) Pasear/cuidar del jardín/bailar.
b) Dibujar/pintar/ver paisajes/sacar fotografías.
c) Música/cantar/contar historias.

11. Para adquirir una nueva habilidad prefieres:

a) Escuchar una descripción y hacer preguntas.
b) Ver diagramas y presentaciones.
c) Hacer ejercicios.

12. Cuando realmente quieres enseñar algo a alguien:

a) Creas una imagen para esa persona.
b) Se lo explicas lógicamente.
c) Le acompañas físicamente mientras lo hace.

 

Resultados:

1          a) V            b) A            c) K

2          a) K            b) A            c) V

3          a) K            b) V            c) A

4          a) V            b) A            c) K

5          a) V            b) K            c) A

6          a) A            b) K            c) V

7          a) V            b) A            c) K

8          a) A            b) V            c) K

9          a) A            b) V            c) K

10        a) K            b) V            c) A

11        a) A            b) V            c) K

12        a) V            b) A            c) K

Ahora suma el número de V, A y K que has anotado, y podrás saber tu canal o sistema representativo más desarrollado.


Puede suceder que el resultado sea equilibrado y tengas cantidades parecidas en cada caso, lo que estaría genial ya que tendrías tus canales desarrollados de manera equilibrada, disponiendo de recursos y alternativas tanto en el aprendizaje como en la comunicación. Si resulta que obtienes muchos puntos en un solo sistema y pocos en los otros dos, sería recomendable trabajar en desarrollar aquellos canales más descompensados. Te arrojo algo de luz para que puedas interpretar mejor tu resultado.

  • Las personas Visuales entienden el mundo tal como lo ven y aprenden a través de la vista, como las fotografías, se escriben en la mano aquello que han de recordar durante el día por ejemplo. Son consideradas observadoras y si te fijas utilizarán en su lenguaje un mayor número de palabras y expresiones que de alguna manera tienen que ver con el sentido de la visión.
  • Las personas Auditivas dialogan tanto interna como externamente y aprenden escuchando y hablando, memorizan por pasos, por secuencias. Para comunicarse suelen mostrar un predominio de los predicados auditivos: oír, escuchar, hablar, contar, decir, sonar, etc. Les resulta fácil hablar de lo que sienten, n grandes dotes para la comunicación y son menos dinámicos que los visuales, les gusta la música y su movimiento corporal suele ser más rítmico.
  • Las personas Kinestésicas aprenden haciendo, tienden a gesticular y suelen mantener contacto físico y acercarse para comunicarse. En su lenguaje utilizan un mayor número de predicados kinestésicos (siento, percibo, aprecio, etc). Son más sensitivas siendo su movimiento corporal algo más rápido y su tono de voz más lento y grave.

Sapere aude

 

Álvarez, R. J. (2000). Manual práctico de PNL. Bilbao: Desclée de Brouwer.

Carrión, S. A. (2003). Curso practitioner en PNL. Barcelona: Obelisco.

Mounier, V (2014). Ayudar a los niños a través de la PNL. Barcelona: Alas.

Santos, A. Y Lladó, E. (2012). El libro grande de la PNL. Vol. 1. Ridgen Institute Gestalt.

Stahl, T. (2012). PNL. Introducción a la programación neurolingüística: para qué sirve cómo funciona y quien puede beneficiarse. Madrid: Paidós.

– Se escribió primero en S y k h e

Licencia de Creative Commons

a p o d y o p s i s by S y k h e is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.

 

5/5 - (1 voto)