u n d e _ m a l u m

– Psicología del Terrorismo y los valores. Individuo y grupo –

 

Está más allá de la patología, la aberración o la anormalidad. El ‘mal’ habita en la banalidad de la vida cotidiana. Personas implicadas en una mayoría, en un grupo, que comulgan con los mismos valores que procesan. Proyectando un deber y lealtad hacia el interior que da como resultado el gran abismo que les separa del mundo que les rodea. Nada cambia más el comportamiento como el dolor.

La Psicología Social, a través del método científico, aborda los fundamentos psicológicos que cimientan muchos de estos comportamientos. La ‘Teoría de la Fusión de la Identidad’ intenta arrojar algo de luz para ayudarnos a entender por qué algunas personas matan, incluso a través de su propio sacrificio, por su grupo de referencia. Parte de que la identidad personal (cualquier aspecto de tu personalidad, inteligencia, etc) se encuentra al mismo nivel que la identidad social (es decir, tu nacionalidad, ideología política, etc). Explica como las personas ‘fusionadas’ se encuentra vinculadas de tal forma con su grupo, que llegan a sentirse uno con ellos. Aún así, su identidad personal no desaparece. Es por ello, que son conscientes y valoran las características que hacen únicos al resto de los miembros del grupo. El vínculo que se genera llega a ser tan fuerte como el de los lazos familiares, incluso sin que haya habido ningún tipo de contacto personal; simplemente por pertenecer al mismo grupo. Luchar y morir por el grupo, reticencia a abandonarlo independientemente de cómo han sido tratados, negar los comportamientos censurables del grupo o incluso su transformación física y psicológica, son muchos de los comportamientos que puede llevar a cabo una persona que ingresa en un grupo terrorista.

La ‘Teoría de los Valores Sagrados’ hace hincapié en los valores que se defienden como principal nexo de unión entre el individuo y el grupo. Éstos valores compartidos tienen un significado trascendental, por lo que su compromiso con ellos es absoluto e inviolable. Así, la idea de ‘libertad’, por ejemplo, no es una mera preferencia o elección entre otras alternativas igualmente válidas. Sería un valor sagrado que de forma rígida habría de respetarse y protegerse por encima de todo. Es otro nivel, el del imperativo moral. Una verdad absoluta incomparable con ningún otro valor.

Tan biológico como irracional para a nuestro sentido común, fuera de la patología, la mente, sigue un proceso natural para alcanzar cada una de sus diferentes versiones. Es por ello que existe una gran resistencia al cambio en todas las personas que se encuentran ‘fusionadas’ con un grupo, al igual que intentar ‘des-sacralizar’ sus valores sagrados.

La cultura como el lenguaje cimientan nuestra realidad empujando fuera lo que sobra. Una purga que dibuja la religión como un virus del lenguaje; que anestesia el pensamiento crítico y reescribe todas y cada una de las vías en el cerebro.

Sapere aude

Gómez, A., & Vázquez, A. (2015). The power of ‘feeling one’ with a group: Identity fusion and extreme pro – group behaviours. International Journal of Social Psychology, 30, 481 – 411.

Swann, W. B., Jr., Jetten, J., Gómez, Á. Whitehouse, H., & Bastian, B. (2012). When group membership gets personal: A theory of identity fusion. Psychological Review, 119, 441 – 459.

Gómez, Á., López – Rodriguez, L vázquez, A., Paredes, B & Martínez, M. (2016). Morir y matar por un grupo o unos valores. Estrategias para evitar, reducir y/o erradicar el comportamiento grupal extremista. Anuario de Psicología Jurídica 26, 122 – 129.

– Se escribió primero en S y k h e

Licencia de Creative Commons

u n d e _ m a l u m by S y k h e is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.

5/5 - (2 votos)